somosletras
Se me escapó un “Te amo”, en plena noche y sobre tu regazo.
Se te escapó una risa, porque tú a mí, sólo me dabas rechazo.
Desde entonces no he vuelto a decirlo,
no así, no de esa manera
y tampoco he vuelto ha sentirlo.
Una noche como hoy,
fue la última noche de los dos,
nuestro último amanecer
y aún no me deja de doler.
Después ya no hubieron más besos,
se murieron las sonrisas
y mi rostro sonrojado se tornó pálido.
Se me escapó un “Te extraño”, en plena noche, ya sin tu regazo.
Te escapaste tú, sin darme un último abrazo.